Salvemos las anguilas

La arrogancia humana alcanza límites inimaginables. Tomamos lo que necesitamos y lo que queremos aunque no sea necesario. Suponemos que si está ahí, es nuestro derecho tomarlo. Por eso hemos causado desastres en la naturaleza, agotado recursos naturales y extinguido especies animales. Una vez más, estamos a punto de acabar con una de ellas: la anguila europea.

Este pez nace y se desarrolla en aguas continentales europeas, y cuando alcanzan la edad adulta migra hacia el Océano Atlántico y Pacífico. Debido a que se observaron comportamientos inusuales en grandes grupos de anguilas, se llevó a cabo un estudio conjunto para determinar el origen del mismo. Las anguilas estudiadas dieron positivo para cocaína, una conocida droga creada por el ser humano. Luego se condujo otro estudio para determinar cómo penetró esta sustancia a los peces, y llegaron a la perturbadora conclusión de que las aguas que habitan las anguilas están saturadas de este químico, debido a desechos tanto legales como ilegales. La sorpresa no es solo que el origen de esta tragedia sea humano, sino las grandes cantidades de droga que se mueven en Europa como para que el agua contenga niveles tan altos de la sustancia. La Organización Mundial de la Salud fue alertada y organismos de diferentes países comenzarán investigaciones para llegar al fondo de esto.

No es solo un comportamiento inusual lo que trae consigo la absorción de la droga por las anguilas; sino que les causa daños severos debido a atrofias y espasmos musculares que les impiden completar los largos viajes de migración, y los lleva en última instancia, a la muerte.

Sin lugar a ningún tipo de dudas, la actitud de los humanos ha de cambiar en todo lo que respecta a la naturaleza, y en lugar de agredirla, deberá protegerla, pues de no ser así, en muy pocos años podríamos quedarnos sin un lugar donde vivir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *