Un animal paa cada ocasión

Chile posee un altísimo nivel de endemismo gracias a las características de su suelo, de su relieve, de su hidrografía, y sobre todo de su clima.

Un claro ejemplo es el ciervo sur andino, llamado por los locales huemul, que es tan importante, que fue considerado hace muchos años como un monumento natural en Argentina, y años más tarde se convirtió también en un monumento natural de Chile. Tanto es así que hasta se encuentra representado en el escudo nacional del país. Esta especie tan hermosa se encuentra en peligro de extinción debido a la fuerte caza que sufrió en décadas anteriores, por lo que ahora está fuertemente protegido, logrando que numerosos ejemplares se encuentren en casi todos los parques nacionales de Chile.

Es un animal fuerte y fornido, con patas de poca longitud. La coloración del pelaje puede variar dependiendo del clima y de la época del año en que se encuentren, pero varía del marrón claro al café intenso. Los machos presentan una cornamenta que los distingue de las hembras. Su alimentación es completamente herbívora, a base de hierbas y arbustos pequeños.

Otra especie destacada es la rana chilena que es un anfibio de gran tamaño, y es considerado el más grande de Chile, ya que pueden llegar a pesar medio kilogramo, aunque se han visto casos en los que rebasan los dos kilogramos y medio. El color de la piel de esta rana es verde o café, pero a medida que envejecen se va tornando grisáceo. Esta rana vive en la zona central del país, cerca de estanques o fuentes de agua tranquila. Su alimentación una vez que alcanzan la etapa de la madurez es a base de pequeños peces, roedores, o incluso de otras ranas. Es una especie vulnerable pues se ha visto amenazada con la introducción de la rana africana.