Los tesoros de los parques naturales

Cuba es una isla tropical bañada por el mar Caribe que posee una gran diversidad en lo que respecta a flora y fauna, por esto existen en el país una gran cantidad de parques y áreas protegidas dedicadas exclusivamente al cuidado de la naturaleza de la isla.

Valle de Viñales

Una de las reservas más importantes y famosas de Cuba es el Valle de Viñales, situado en Pinar del Río en el extremo occidental del país. El lugar es Patrimonio Natural de la Humanidad declarado así por la UNESCO. En este valle se destacan importantes atracciones turísticas, como es la Cueva del Indio que cuenta con un río navegable en lanchas en su interior y el Mural de la Prehistoria, una pintura gigantesca ubicada en una pared de un mogote. Los mogotes son formaciones montañosas muy raras que en el territorio cubano solo se hallan aquí.

En cuanto a la flora, Viñales posee unas diecisiete especies de plantas endémicas y únicas del lugar, y se destaca el cultivo de tabaco de forma demostrativa del proceso de fabricación de los puros. El lugar posee una fauna predominantemente pequeña, caracterizada por infinidades de especies endémicas de aves como el tocororo y de insectos particulares. Por lo general no existen grandes animales.

Alejandro de Humboldt

Otra importante atracción natural es el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, que es según la UNESCO Patrimonio Común de la Humanidad. Este lugar se encuentra ubicado en la región oriental de Cuba, en las provincias de Holguín y Guantánamo. Este parque posee el nivel más elevado de endemismo y diversidad biológica de todas Las Antillas, y en él se albergan ejemplares únicos de la flora y la fauna cubana, como representantes de los típicos bosques húmedos del Caribe y una de las ranas más pequeñas del mundo, la ranita pigmea.